EnglishFrenchPortugueseSpanishCatalan

Día Mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez

Día mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cada 15 de Junio, desde 2006, se celebra el día mundial de toma de conciencia contra el abuso y el maltrato en la vejez. El objetivo en este día es concienciar y denunciar el maltrato, abuso y sufrimiento a los que son sometidos muchos ancianos y ancianas en distintas partes del mundo.

Es un hecho, cada vez hay más personas mayores en el mundo. Se prevé que hasta el 2030 el número de personas de 60 años o más aumentará en un 38% pasando de mil millones a más de 1,5 mil millones.

Concretamente, en España la población está muy envejecida. Se sitúa por debajo de la media de Europa en personas entre 65 y 79 años, pero cuando llega a 80 la línea se dispara y va en aumento. La esperanza de vida es una de las más altas, se sitúa en 83 años únicamente superados por Japón.

Comparativa mayores 80 UE-España
Fuente Eurostat - INE

En este contexto, el maltrato a las personas mayores es un problema social que debemos erradicar. Con más frecuencia de la deseada, oímos noticias de abusos a ancianos tanto por cuidadores como por su propio círculo familiar. En 2017, aproximadamente una de cada seis personas mayores de 60 años sufrieron algún tipo de abuso en su entorno, muchos más de los que la sociedad debería tolerar.

Modelos que velan contra el maltrato de las personas mayores

El maltrato se puede presentar de numerosas formas, siendo las más habituales

  • Maltrato físico
  • Maltrato psicológico
  • Negligencia y abandono
  • Vulneración de los derechos. Uso de sujeciones físicas y químicas.
  • Violaciones
  • Estafas y abusos financieros

Además, en los momentos más complicados de la pandemia, los mayores fueron los más perjudicados, quedándose a la cola para recibir atención sanitaria y donde las residencias fueron las grandes olvidadas.

En la actualidad, el sector sociosanitario está sufriendo numerosos cambios promovidos en mayor medida por la situación vivida con la COVID19. Han surgido nuevas formas de alojamiento, importadas en su mayoría de los países nórdicos, y nuevos modelos asistenciales.

Los residentes deben ser ahora respetados y tomados en cuenta, no solamente en lo que respecta a la atención física, sino también a la emocional y psicológica. 

Definir, detectar y resolver el maltrato debería ser una prioridad. De hecho, ya existen corrientes sociales y modelos de atención que se centran en mantener la dignidad y autonomía de las personas, su cuidado, atención y bienestar personal como es el caso de la eliminación de sujeciones y la atención centrada en la persona – ACP.

Practicar la empatía, una forma de reducir el maltrato

En Medicip Health velamos por que estos modelos se lleven a cabo y no existan maltratos ni abusos, ya que muchas veces cuidar puede ser difícil y exigente. Para ello, nos ponemos en la piel de nuestros mayores, empatizando con su deterioro físico y cognitivo y atendiendo a esas necesidades por medio de la tecnología.

Recientemente hemos probado el Traje Max, un concepto diseñado para reducir el riesgo laboral y promover el envejecimiento activo y saludable – teniendo en cuenta el cambio demográfico-, que nos compartió Stephan Biel, enfermero humanista, formador, asesor y CEO de Biel Consulting.

Empatía contra el maltrato

Con este traje probamos nuestros productos y de esta forma pudimos experimentar cómo se sentían desde la perspectiva de una persona mayor.

Un gesto tan cotidiano como levantarse de la cama, para un anciano supone un gran esfuerzo del que muchas veces no somos conscientes.

El deterioro físico y cognitivo les impide moverse con agilidad, la situación en el espacio-tiempo se observa de forma diferente por la pérdida inherente de los sentidos, aumentando notablemente el riesgo de sufrir caídas, con las terribles consecuencias que esto conlleva para la mortalidad.

Empatía contra el maltrato1
Empatia contra el maltrato2

Obligar y limitar la autonomía de personas mayores con sujeciones físicas o químicas, atenta contra su dignidad y puede incurrir en maltrato físico y psicológico.

Aunque se desconoce la magnitud del maltrato de los ancianos, su importancia social y moral es indiscutible. Por este motivo, este problema requiere una respuesta mundial donde autoridades, servicios sanitarios, sociosanitarios y sociales y empresas vinculadas se centren en la protección de los derechos de las personas de edad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Suscríbete a nuestra newsletter